La Policía Nacional detiene a dos hombres que simulaban ser operarios de gas, agua y electricidad para estafar y hurtar en domicilios

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Marbella a dos hombres que se hacían pasar por empleados de empresas de gas, agua y electricidad y acceder a los domicilios para estafar a sus moradores y sustraerles joyas y dinero. Los arrestados elegían como víctimas a personas de edad que vivían solas y que, además, desconocían la normativa y requisitos legales.

Los investigados iban provistos de supuestos carnets acreditativos, instrumental, ropa de trabajo -en ocasiones con uniformes serigrafiados con logotipos de empresas- así como talonario de facturas. Igualmente, cuando se encontraban con la negativa de los titulares a facilitarles la entrada a la vivienda, y para garantizarse su acceso, les asustaban con distintas artimañas como la existencia de un riesgo grave de fuga o explosión que podían acabar con la vida de alguno de sus vecinos.

De esta manera los arrestados llegaron a obtener 300 euros y joyas valoradas en 2.000 euros de dos de las víctimas y asediaron a otras a las que estafaron por falsas revisiones.

Inicio de las investigaciones

La investigaciones se iniciaron cuando una persona denunció que echaba en falta varias joyas de su domicilio, a raíz de que un individuo hubiera realizado en su vivienda una revisión de gas. Partiendo de esta información, los agentes realizaron varias pesquisas que les permitieron comprobar la existencia de otros tres hechos similares en la localidad marbellí. Motivo por el que establecieron un dispositivo específico que acabó con la identificación, localización y detención de los presuntos autores, dos vecinos de el Puerto de Santa María (Cádiz) de 23 y 36 años de edad, respectivamente.

Falsos revisores

El “modus operandi” consistía en que los dos detenidos, haciéndose pasar por operarios de una empresa de servicios y caracterizados con ropa de trabajo, instrumental y acreditaciones pertinentes, acudían a los domicilios de personas especialmente vulnerables. Así, hacían creer a la víctima que se encontraba ante una revisión legal de la instalación –de agua, luz o gas- por una empresa instaladora certificada y personal cualificado.

En el caso de que el morador se negara a facilitarles el acceso, los investigados utilizaban distintas artimañas para asustarlo –como la inminencia de una explosión o fuga que pondrían en peligro la vida de algún vecino- y lograr que, finalmente, les franqueara la entrada.

Una vez en el interior, los falsos operarios simulaban realizar el mantenimiento o revisión de la instalación por la que posteriormente cobraban a las víctimas una cantidad abusiva que oscilaba entre los 200 y los 390 euros. En ocasiones, mientras que uno de ellos inspeccionaba la instalación, el compañero aprovechaba con cualquier excusa para ausentarse del lugar y moverse por la vivienda con el fin de hurtar el dinero y joyas que encontraba.

Además del perjuicio económico causado, los falsos operarios, carentes de la habilitación de instalador, en algunos de los casos dañaron las instalaciones debido a la burda manipulación que realizaron intentando justificar el cobro de la inspección.

 

Consejos para evitar ser víctima de este tipo de delitos

Si se encuentra con una o varias personas en la puerta de su domicilio y duda si se trata de una revisión real o falsa, tenga en cuenta los siguientes consejos:
– Exija su acreditación y mantenga la puerta cerrada hasta que se identifiquen plenamente. Los operarios deben disponer de una identificación de revisor o instalador autorizado.
– En los casos de revisión del gas debe saber que para el butano dicha revisión es obligatoria cada cinco años y nadie puede imponer una antes de ese plazo, salvo modificaciones en las instalaciones y a solicitud del interesado. Además generalmente la compañía con la que se tiene contratado el suministro comunica la visita al usuario con anterioridad.
– En caso de duda, llame a la empresa suministradora del servicio, pero nunca utilizando los números de teléfono aportados por los propios operarios.
– Recuerde, desconfianza racional ante las personas que llaman a su puerta, ante la duda, no la abra.

 

La Policía Nacional detiene en Marbella a dos empleados del servicio municipal de limpieza por hurtar 6.700 euros que un equipo de fútbol había recaudado en una barra en la feria

Agentes de la Policía Nacional han detenido el pasado día 20 de junio en Marbella a dos empleados del servicio municipal de limpieza por sustraer supuestamente -en pleno turno de trabajo- 6.700 euros que un equipo de fútbol había recaudado en una barra durante las fiestas de San Bernabé. Según las pesquisas, los presuntos responsables de los hechos habrían aprovechando un descuido de uno de los responsables del club para hacerse con el dinero, habiendo pasado desapercibidos con sus uniformes de faena. Los agentes han podido recuperar parte del botín -3.790 euros-.

La investigación se inició a raíz de la denuncia presentada por el presidente de un club de fútbol de la localidad, en la que se daba cuenta del hurto de la recaudación obtenida por la entidad en una barra instalada en la feria.

Los hechos tuvieron lugar el pasado día 10 de junio, en la Avenida del Mar, coincidiendo con el cierre de la feria de día. Los responsables del equipo de fútbol habían instalado un mostrador de bebidas para obtener unos ingresos extraordinarios, pero en el momento de echar el cierre del expositor, alguien tomó los 6.700 euros de caja en un descuido.

Las pesquisas llevaron a los agentes hasta los presuntos responsables de la sustracción, que resultaron ser dos operarios de la limpieza del ayuntamiento. Estos habrían tomado el dinero de uniforme y en su turno de trabajo.

La Policía Nacional detuvo el pasado día 20 de junio a los empleados de la limpieza por su presunta implicación en un delito de hurto y recuperaron 3.790 euros del botín. De todo lo instruido se ha dado conocimiento a la Autoridad Judicial competente.

 

 

 

Explosionan un cajero automatico para robar su contenido

Ha sido esta pasada madrugada, alrededor de las 02:30 cuando la Policía recibía el aviso de que se había escuchado uma fuerte explosión en un centro comercial de Estepona, concretamente la explisión se ha registrado en una sucursal bancaria situada en el Centro Comercial Mustang, de Estepona.

 

Se desconoce la cantidad de dinero que han podido sustraer mediante el método del explosivo, que ha dejado cuantiosos daños materiales.

Detienen en Torremolinos a un fugitivo reclamado en Holanda por importación y venta ilegal de pirotecnia y posesión ilegítima de munición

Agentes de la Policía Nacional han detenido, el pasado día 20 de junio en la localidad malagueña de Torremolinos, a un hombre de 51 años y nacionalidad holandesa, al tener una Orden Europea de Detención y Entrega -O.E.D.E.- en vigor dictada por las autoridades judiciales de los Países Bajos. Según recoge la requisitoria, el fugitivo fue condenado a 21 meses de prisión por los delitos de importación y venta ilegal de pirotecnia, cultivo de cáñamo y posesión ilegítima de munición.

El prófugo A.B., nacido en Ámsterdam (Holanda), fue identificado el pasado martes en la localidad de Torremolinos, donde al parecer había establecido su residencia habitual, y fue detenido una vez comprobada la vigencia de la O.E.D.E., en el transcurso de una investigación llevada a cabo por agentes adscritos a la Comisaría Local de Marbella.

Según se recoge en la orden de búsqueda, el reclamado fue condenado por importar y vender ilegalmente pirotecnia explosiva pesada -los materiales no cumplían los estándares de composición legal y eran de mala calidad-.

18 balas del calibre 6,35 en su poder

El prófugo holandés ha sido condenado igualmente por cultivar plantas de cáñamo y posteriormente venderlas a terceros y también por serle intervenida diversa munición -18 balas del calibre 6,35-.

Las infracciones por las que esta persona ha sido condenada tuvieron lugar entre los años 2004 y 2009. La pena impuesta fue de 21 meses de prisión, de la que le queda por cumplir 549 días.

El detenido ha sido puesto a disposición del Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional, donde espera la resolución de los trámites para ser extraditado a Holanda.

 

La Guardia Civil actúa contra 6 personas por la comisión de una estafa continuada por valor de más de 12 millones de euros

En el marco de la Operación “Mosley”, agentes de la Guardia Civil han detenido en Alicante a 4 personas por la comisión de los delitos de Estafa Continuada y Organización Criminal y se ha ordenado la búsqueda y detención de 2 más por hallarse en paradero desconocido.

La investigación se inició a finales del año 2012 tras la denuncia del representante legal de un matrimonio extranjero que tenía una casa en propiedad en Marbella donde ponía en conocimiento de los agentes el corte de suministro eléctrico de su vivienda marbellí.

Dicho matrimonio llevaba varios meses viviendo en su país de origen debido a que uno de ellos se encontraba en estado vegetativo tras una enfermedad y no podían viajar a España.

Los investigadores quedaron perplejos cuando iniciaron las primeras gestiones y determinaron que la vivienda de los denunciantes había sido cambiada de titularidad recientemente a una sociedad mercantil denominada “Alcazaga Levante S.L.”, hecho que desconocían por completo los afectados.

 

Según los mismos, meses antes habían solicitado un préstamo a esta empresa por valor de 25.000 euros para gastos médicos y que solo le pusieron una condición para que el mismo fuera concedido, asistir a una gestoría para que el documento que firmaran se elevara a un acuerdo público.

Una vez en la notaría los autores de la estafa llevaban preparado un documento que debía ser firmado por los afectado, donde voluntariamente realizaban una aportación de la vivienda como aumento de capital de la sociedad “Alcazaga Levante S.L.” haciendo participaciones a razón de 1 participación, 1 euro, por lo que en el caso de un préstamo de 25.000 euros, se aportaba una vivienda a la citada sociedad por dicho valor y en contraprestación recibían la emisión de 25.000 participaciones.

La ignorancia real de las consecuencias, la necesidad o en el caso del matrimonio extranjero de Marbella, el desconocimiento del idioma llevaron a firmar dicho documento en sede notarial, incluso con el aviso previo del notario, por lo que los afectados perdían sus bienes inmuebles por cantidades de dinero prestadas que en ningún caso igualaría el precio de la vivienda que iba a ser enajenada.

Los agentes centraron la investigación en la empresa “Alcazaga Levante S.L.” y comprobaron como a la misma le figuraban 70 fincas registrales en diferentes localidades, las cuales habían sido aportadas como aumento de capital a la sociedad “Romajecamu S.L.”, entre las que se encontraba la del matrimonio extranjero.

Conforme los guardias civiles avanzaban en la investigación y encontraban nuevas victimas, comprobaban como las mismas desconocían que sus viviendas ya no les pertenecían, coincidiendo todas en que habían solicitado prestamos a la misma empresa.

Los agentes han hallado a 18 afectados con residencia en distintos lugares de la geografía nacional, pudiendo determinar que los acusados formaban una organización criminal perfectamente jerarquizada que otorgaron, mediante dos sociedades, préstamos por un valor total de 215.480 euros, obteniendo a cambio mediante engaños numerosas viviendas, trasteros aparcamientos, terrenos y fincas valorados en más de 12.000.000 de euros.

 

Las cuantías solicitadas como préstamo por las víctimas oscilan entre los 800 y los 45.000 euros.

A raíz de las actuaciones llevadas a cabo por la Guardia Civil, la Autoridad Judicial ordenó el bloqueo de una serie de bienes pertenecientes a los perjudicados, con el fin de preservar sus derechos e intereses.

Tras varios años desarrollando la investigación, agentes del Grupo de Patrimonio de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Málaga, procedieron a la detención, a principios del presente mes de junio, de J.P.R.G. de 65 años, de M.R.M. de 49 años, de R.G.H. de 59 años y de S.M.V. de 68 años de edad, todos de nacionalidad española y con domicilio en la provincia de Alicante.

Además se ha solicitado a la autoridad judicial la búsqueda y detención de A.S.H. de 50 años y de S.M.R. de 47 años de edad por permanecer en paradero desconocido.

A todos ellos se les acusa de los delitos de Estafa Continuada y Pertenencia a Organización Criminal.