Agentes de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía intervinieron el pasado día 12 en una matanza clandestina de corderos en la localidad de San Pedro de Alcántara.

Los hechos tuvieron lugar cuando agentes del Cuerpo Nacional de Policía identificaron a dos individuos de origen magrebí que salían con un vehículo de una finca situada en el término municipal de San Pedro de Alcántara.
Inspeccionado el vehículo los agentes encontraron en el maletero del mismo tres corderos degollados y abiertos en canal, por lo que denunciaron al conductor a la Ley de Sanidad Animal y detuvieron al acompañante por estancia irregular en España.

Los policías pusieron los hechos en conocimiento del Seprona de Marbella, estableciendo éstos un dispositivo a fin de inspeccionar el lugar, al tener indicios de una posible matanza irregular de corderos con motivo del día grande que los musulmanes celebran realizando matanzas de estos animales, muchas de ellas sin control higiénico y sanitario.

Al atardecer, los guardias civiles sorprendieron en el lugar a tres personas de origen subsahariano despiezando dos corderos en unas cabrerizas, careciendo de todas las medidas higiénicas y de salubridad. En dichas instalaciones se identificó a un ciudadano español, propietario de las instalaciones, que fue denunciado por la matanza ilegal, por la tenencia de corderos sin identificación y sin registrar y por la posesión de corderos con crotales identificativos pertenecientes a las cabras de la explotación, utilizado para no ser detectados como irregulares durante una posible inspección de los agentes y veterinarios competentes. En esta última intervención se intervinieron otros cinco corderos vivos, y los despieces de los dos corderos muertos.

La conocida como Pascua Musulmana o Fiesta del Sacrificio “Eid al-Adha”, es la fiesta mayor del Islam en recuerdo del cordero que Abraham degolló como sacrificio a Dios en lugar de su propio hijo, cuya tradición lleva a que cada familia sacrifique un cordero degollándolo, celebrándolo posteriormente en el entorno familiar.

La problemática surge en las matanzas realizadas clandestinamente en explotaciones ganaderas o fincas particulares sin las mínimas condiciones higiénico-sanitarias, con el consiguiente riesgo para la salud pública, siendo autorizas para el sacrificio de rumiantes solo en mataderos autorizados.

Las actas-denuncias confeccionadas por los agentes han sido remitidas a la Delegación Territorial de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta De Andalucía en Málaga, siendo retirados los animales muertos para su destrucción.