Por causas que se desconocen la pequeña, de cinco años, estaba en el zócalo del balcón de su casa una octava octava planta de la Calle Virgen de Belén. La situación fue de máxima tensión para los bomberos que desplegaron la escala de 30 metros justo hasta el límite de su recorrido en un tiempo récord para poner a la niña dentro de la cesta en un lugar seguro.  El júbilo entre los vecinos fue enorme tras el rescate al igual que para los bomberos que llegaron a dudar seriamente del éxito del rescate.

Al parecer, la madre de la niña, separada, salió de la casa con sus otros ocho hijos, despistadose la pequeña, que al verse sola reaccionó saliendo al balcón.

Desde bomberos recuerdan, que de estar una planta más arriba habría sido imposible la evacuación de la menor al estar averiada desde el pasado 2015 la autoescala de 42 metros, que acumula ya más de medio año de retraso desde que se anunciara su reparación que por otra parte ha sufrido diversos imprevistos. La corrosión ha hecho mella en este vehículo que costó màs de un millón de euros y cuya puesta en marcha resulta vital para una ciudad como Málaga con màs de 1100 edificios de más de 8 plantas