Anunciantes

Según publica www.blogmalaga.es el pasado lunes 29 de octubre, una patrulla de la Policía Portuaria pudo salvar in extremis la vida de una mujer suicida, la cual se encontraba bajo los efectos del alcohol, que pretendía acabar con su vida arrojándose al vacío.

Dicha patrulla, mientras cumplía sus funciones de vigilancia en la zona del muelle 4, a la altura del acceso al puerto a través de la puerta de Colón, una señora mayor les paró para informales de que su hija, varios minutos antes, se había bajado del coche corriendo y sin avisar, y que un rato antes había estado ingiriendo bebidas alcohólicas a pesar de estar en tratamiento psiquiátrico. Bastante nerviosa, les informó que no sabía hacia dónde se había dirigido, pero aseguró que su intención era la de acabar con su vida.

Una vez replegados todos los policías portuarios disponibles, la localizaron subida a uno de los bidones que dispone ODT en el muelle 5, donde permanecía sentada en el borde. Al darse cuenta de que los agentes se acercaban a ella, deslizó el cuerpo por la barandilla con intención de dejarse caer al vacío, momento en el cual uno de los agentes saltó la valla por detrás y la cogió justo a tiempo en el aire, evitando así la caída.

Seguidamente, con la ayuda de otro agente, logran subirla a la parte superior del depósito. Rápidamente, llegaron el resto de agentes y, tras forcejear con la mujer, lograron reducirla e inmovilizarla.

Tras un buen rato charlado con la mujer, intentando tranquilizarla mientras permanecía en el suelo tumbada agarrada por los policías, consiguieron hacerla entrar en razón y, por propia voluntad, bajaron todos sin que la suicida pusiese trabas. Tras la llegada de los servicios sanitarios, fue trasladada a la Unidad Psiquiátrica del Hospital Civil, donde quedó ingresada bajo la vigilancia de los sanitarios especializados