Anunciantes

Dos agentes de la Policía Nacional han evitado, este pasado viernes en Málaga, que un hombre con intenciones suicidas se arrojase al vacío de un octavo piso. La rápida actuación de los efectivos policiales lo ha evitado.

Los hechos tuvieron lugar el pasado día 29 de marzo en el barrio de Nueva Málaga. Un aviso del 112 alertaba sobre un hombre de unos 40 años que se encontraba muy agitado en su vivienda y necesitaba ayuda.

A la llegada al inmueble, los agentes se encontraron con la dificultad de que el morador no abría la puerta del mismo, por lo que iniciaron gestiones que permitieron localizar rápidamente a un familiar con llaves del domicilio.

Una vez dentro, con la vivienda a oscuras, los dos funcionarios localizaron a un hombre encaramado a una ventana con medio cuerpo fuerza y agarrado a una sabana atada a un tendedero.

Pericia de los policías

Ante esta situación, los dos agentes avanzaron de manera sigilosa hasta el hombre, que hizo ademán de tirarse al vacío; así, mientras le solicitaban que guardara la calma, fueron aproximándose hasta su posición y finalmente le agarraron y tiraron de él hacia el interior de la habitación.