Anunciantes

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado un grupo criminal radicado en la provincia de Málaga que se había especializado en la comisión de robos en domicilios mediante “bumping” -técnica que consiste en introducir en el cilindro de la cerradura una llave manipulada y golpear la misma con un objeto al objeto de hacer saltar los pistones-.

En la operación han resultado detenidos tres hombres -dos de nacionalidad búlgara y uno de origen ucraniano, de edades entre 42 y 45 años- por su presunta implicación en la comisión de nueve robos con fuerza en domicilios en las localidades de Torremolinos, Benalmádena y Málaga capital.

La investigación se inició en febrero con la tramitación en comisaría de dos denuncias por sendos robos en viviendas en Torremolinos. En ambos casos el modus operandi había sido aparentemente igual, lo que hizo sospechar a los agentes que tras los hechos estuvieran unos mismos artífices.

Reparto de funciones

Las indagaciones practicadas condujeron a los investigadores hasta los tres arrestados, quienes tenían entre ellos un claro reparto de funciones. Dos de los sospechosos accedían a los inmuebles provistos de gorras con las que dificultar su identificación y realizaban comprobaciones previas al objeto de seleccionar las viviendas que estuvieran vacías en ese momento.

El tercer integrante del grupo criminal permanecía en los exteriores de los edificios, en comunicación directa con los otros dos mediante telefonía móvil y auriculares, en labores de apoyo y vigilancia.

Los arrestados estarían tras la perpetración de nueve robos con fuerza con el método del “bumping” en viviendas localizadas entre las localidades de Málaga y Benalmádena -pasando por Torremolinos-. Joyas y dinero estaban entre los objetos preferidos de los miembros de la trama.

Los investigados han sido localizados cuando se disponían a entrar en un edificio en Arroyo de la Miel; llevaban consigo útiles para el forzamiento de cerraduras -lubricantes, nueve tipos de llaves para el “bumping”, un imán de gran potencia, llave inglesa, guantes, linternas, gorras, documentación y 646 euros en efectivo-.

De los hechos conoce el Juzgado de Instrucción Nº Cinco de Torremolinos, que ha decretado el ingreso en prisión de dos de los investigados.