Anunciantes

Agentes de la Policía Nacional, en el marco de la operación Zapatilla en la que se investigaban cinco atracos con arma de fuego perpetrados entre los días 28 de junio y 01 de julio en Málaga, han detenido a un hombre por su presunta implicación en los hechos. En todos los robos, el ladrón iba armado con una pistola con la que, además, golpeaba a sus víctimas.

El investigado, de 36 años de edad y nacionalidad española, fue detenido el pasado día 24, sobre las 08:30 horas, cuando, tras entrar por la fuerza en una vivienda armado con una pistola y un cuchillo y echar a sus moradores, se atrincheró en su interior manifestando que tenía menores de edad con él y amenazando con atacar a los agentes actuantes o autolesionarse.

Hechos esclarecidos

El primer robo se cometió el día 28 de junio en una farmacia de la zona oeste. El sábado día 29, se perpetraron tres atracos, uno en la estación de servicio, momentos después, en otra gasolinera y dos horas más tarde en una oficina de correos. El día uno de julio, se cometía un quinto atraco, esta vez en una sucursal de bancaria de calle Ayala.

Las pesquisas en torno a la autoría de estos hechos, apuntaba como el responsable de los hechos a un vecino de la capital de 38 años de edad y nacionalidad española, con numerosos antecedentes de igual naturaleza. Además, se dio la circunstancia de que los atracos cesaron cuando esta persona fue detenida el pasado día cuatro en Torremolinos por un robo con fuerza en vivienda habitada.

La operación, que se ha llevado a cabo con la práctica de dos registros, ha permitido recuperar dos vehículos sustraídos e intervenir, entre otros efectos, un arma blanca, una pistola y prendas de vestir empleadas en los robos.

Finalmente, el pasado día 24, sobre las ocho y media de la mañana, era detenido tras entrar por la fuerza en un domicilio. El hombre armado con un cuchillo y una pistola, echó a los moradores y se encerró en su interior, manifestando que tenía menores de edad con él y amenazando con atacar a los agentes actuantes o autolesionarse. Tras establecerse un dispositivo policial y acordonar la zona, los agentes consiguieron convencer al autor de los hechos para que depusiese su actitud y saliese voluntariamente del domicilio.

En el transcurso de la operación se han efectuado dos registros domiciliarios y se han recuperado dos vehículos sustraídos, un arma blanca, una pistola, la ropa usada en los atracos.

En total se han esclarecido siete robos con violencia, cinco de ellos con arma de fuego, un delito de allanamiento de morado y otro de daños.

El detenido ha sido puesto a disposición de la autoridad judicial que ha ordenado su ingreso en prisión.