Anunciantes

Los hechos tuvieron lugar hace unos días en calle Guerrero, donde agentes de una dotación de la Policía Local de Málaga que prestaban servicio por la zona detectaron la presencia de una furgoneta frigorífica en la que tres hombres transportaban grandes trozos de atún, concretamente tres lomos, una ventresca y un morrillo, no acreditando ninguno de ellos su trazabilidad y llegando a manifestar el conductor que provenía de la pesca deportiva.

Tras identificar a los tres ocupantes, los policías locales solicitaron la presencia de sus compañeros especializados del GRUPRONA, que, una vez en el lugar, comprobaron que se trataba de un atún completo despiezado en cuatro trozos de lomo, un trozo de ventresca y dos trozos de morrillo, observando que le faltaban varias piezas, manifestando los implicados que las habían vendido a un restaurante.

Una vez precintada e inmovilizada en cámara frigorífica la mercancía que transportaban en la furgoneta, los policías locales procedieron a inspeccionar el restaurante, comprobando que habían adquirido y troceado una pieza de ventresca de unos 8 kilos y un lomo de atún de unos 25, que igualmente fueron inmovilizados ante la ausencia de etiquetado o documento de transacción comercial y la imposibilidad de acreditar su origen, quedando, junto con lo anterior, precintados a disposición del servicio veterinario municipal.

Tras consulta con el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil, los agentes pudieron conocer que el pasado 16 de marzo el conductor y propietario de la furgoneta ya había sido sorprendido llevando a cabo la pesca furtiva de atún en una playa del municipio de Estepona.

A ello se suma que la Resolución de 28 de junio de 2019 de la Dirección General de Ordenación Pesquera y Acuicultura prohíbe temporalmente la pesca, tenencia a bordo y desembarque de ejemplares de atún rojo para la modalidad de pesca deportiva y recreativa desde de julio de 2019.

Ante las presuntas infracciones detectadas en materia de consumo y normativa pesquera, desde el GRUPRONA de la Policía Local de Málaga se remitió el correspondiente informe al Servicio de Sanidad y Consumo del Área de Comercio y Vía Pública del Ayuntamiento de Málaga, así como a la Delegación Territorial de Málaga de la Conserjería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, así como la Subdelegación de Gobierno de Málaga.