Agentes de la Policía Nacional han detenido en Estepona  a un hombre de 33 años por su presunta implicación en un delito contra la administración de justicia. Según las pesquisas, el investigado que trabaja como repartidor de comida rápida simuló el robo violento del dinero que había recaudado para quedárselo y así justificarlo en su empresa.

El inicio de la investigación tuvo lugar el pasado día 14 de octubre a raíz de la denuncia de un trabajador de una empresa de comida rápida que manifestaba haber sido víctima de un robo con violencia por parte de unos individuos que le sustrajeron la recaudación tras intimidarlo con un objeto punzante.

Las incongruencias manifestadas por la presunta víctima y las pesquisas han llevado a los agentes a confirmar que no se había producido ningún robo sino que realmente lo que ocurrió fue que la presunta victima simuló el robo para quedarse con el dinero recaudado de los repartos y así justificarlo en su empresa.

El denunciante, que ha sido detenido por su responsabilidad en un delito de simulación de delito ha sido puesto en libertad con cargos y el atestado policial ya ha sido remitido al Juzgado de Instrucción número Cuatro de Estepona.