Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización internacional dedicada al tráfico de marihuana. Durante las distintas fases en las que se ha desarrollado la operación han sido detenidas un total de nueve personas de nacionalidades española, húngara y británica. Los principales investigados tenían una empresa de importación y exportación de bebidas y transportaban la droga en camiones oculta entre la mercancía legal, concretamente camuflada en palés. Se han aprehendido un total de 17,8 kilos de droga sintética y 239 kilos de marihuana, así como se han intervenido cinco vehículos de alta gama y una furgoneta, entre otros efectos. Adicionalmente se han practicado seis registros en las provincias de Málaga, Granada y Barcelona.

Desarrollada en siete fases

La investigación que se ha desarrollado en siete fases, iniciándose en el primer trimestre de 2018 a raíz de la recuperación de tres vehículos de alta gama sustraídos que tenían las placas dobladas y en la que resultaron detenidas dos personas por su relación los hechos.

A partir de ahí los agentes obtuvieron información que apuntaba a que estas personas pertenecían a una organización criminal dedicada al tráfico de drogas a nivel internacional con ramificaciones en las provincias de Málaga y Barcelona.

Enviaban la droga oculta en palés

Fruto de la amplia investigación policial y de los distintos dispositivos de vigilancia establecidos, fue identificado uno de los principales investigados, un británico que junto a otros compatriotas poseían un entramado de sociedades dedicadas a la importación y exportación de bebidas y que aprovechando los envíos a países europeos enviaban droga camuflada en palés entre la mercancía legal.

En mayo del pasado año fue localizado, en Granada, uno de los miembros de la organización cuando negociaba una transacción de drogas. Este operativo culminó con la aprehensión de 21 kilos de marihuana -11 kilos se incautaron en una furgoneta y los otros 10 en el domicilio de uno de los arrestados- y la detención de tres personas como responsables de un delito de tráfico de drogas y defraudación de fluido eléctrico. En la vivienda donde fueron encontrados los 10 kilos de marihuana se localizó un cultivo indoor que se alimentaba gracias a un enganche ilegal a la red de fluido eléctrico.

En el mes de marzo de este año, los agentes averiguaron que la organización se había provisto de un nuevo cargamento en la localidad de Mijas  que lo transportaban en palés en el interior del remolque de un camión con destino a Reino Unido. El vehículo fue interceptado en el camino y se aprehendieron 70 kilos de marihuana oculta entre palés de zumos.

Posteriores gestiones condujeron a los investigadores a la detención en Fuengirola de otro de los principales investigados como presunto autor de un delito de falsedad documental ya que estaría relacionado con la sustracción de los vehículos intervenidos al inicio de la operación. En octubre de 2019 los investigadores localizaron la vivienda del principal investigado y allí recuperaron dos vehículos de alta gama que habían sido sustraídos en Reino Unido.

En la quinta fase, las indagaciones realizadas en torno a esta organización permitieron determinar que la red preparaba en la localidad de Rubí (Barcelona) un inminente envío de sustancia estupefaciente oculto entre la mercancía legal. Se estableció un amplio dispositivo que dio como resultado la interceptación de una en la autopista AP7 a su paso por Barcelona, donde se aprehendieron 127,9 kilos de marihuana y 17,8 kilo de droga sintética. La droga iba oculta en cuatro palés que transportaban cajas de cerveza que habían sido manipuladas para camuflar la droga intervenida, detectando en los registros que la organización criminal estaría utilizando una envasadora industrial para camuflar la sustancia estupefaciente en latas grandes de olivas.

Es de reseñar que uno de los detenidos en Barcelona, que era uno de los responsables máximos de la Organización delictiva, intentó fugarse del país hacia el Reino Unido al descubrir que estaba siendo investigado, si bien finalmente pudo ser localizado y detenido en el Aeropuerto del Prat de Llobregat de Barcelona, antes de que lograra fugarse.

Finalmente, esta investigación ha culminado el pasado mes de noviembre con un total de once detenciones -dos de los arrestados fueron detenidos en dos de las seis fases- todos ellos como presuntos autores de los delitos de tráfico de drogas y pertenencia a grupo criminal. El resto de los encartados, según su participación, lo han sido como presuntos responsables de los delitos de falsedad documental y defraudación de fluido eléctrico.

Se han practicado un total de seis registros en Málaga, uno en Barcelona, uno en Girona y otro en Granada, aprehendiendo un total de 240 kilos de marihuana y 17,8 kilos de droga sintética (barbitúricos mezclados con benzodiacepinas) muy demandada en el Reino Unido, y se han intervenido cinco vehículos de alta gama y una furgoneta.