Ocurrió ayer sobre las  12.00 del mediodia  y mientras realizaban senderismo por la sierra de Torremolinos. Una aspirante a Policía local y vecina de Torremolinos, junto a su pareja, pudieron observar a una persona apoyada en un árbol y que parecía en apuros.  Luego de  percatarse de su presencia, pudieron observar, mal color y como realizaba gestos raros con las manos, por lo que se acercaron con rapidez, observando que le costaba de hablar, por lo que rápidamente le ofrecieron agua y lo volvieron a sentar a la sombra .luego de varios minutos hablando con el, pudieron observar como reaccionaba, por lo que decidieron auxiliarlo para bajar la montaña, trasladandolo a un centro comercial de la localidad, donde contactaron con un familiar, que se desplazó desde Churriana a recogerlo, quedando el Policía Nacional agradecido por la labor desempeñada por estos senderistas.