Agentes de la Policía Nacional han liberado el pasado día 11 de octubre a una asistenta de hogar que había sido retenida por su propia empleadora en una vivienda de Torremolinos. La arrestada, uruguaya de 24 años, habría prohibido a la cuidadora de su hijo que saliera del domicilio familiar y para ello le habría amenazado de muerte. Los policías que acudieron al servicio localizaron a la víctima encerrada en un baño, en estado de pánico.

Los hechos tuvieron lugar la mañana del domingo en una vivienda unifamiliar. Una joven telefoneó al 112 e informó de que estaba secuestrada en una casa y que había sido amenazada de muerte por la responsable de la misma.

Una vez en el lugar de los hechos, los agentes rodearon la casa y percibieron, a pesar de la música elevada que salía de la misma y que enmascaraba lo que allí acontecía, los gritos de la supuesta víctima.

Así, la Policía accedió a la casa y localizó en su interior a la persona privada de libertad, quien, según las pesquisas, había estado encerrada aproximadamente hora y media en el baño. Por su parte, la supuesta responsable fue arrestada cuando trataba de huir por la parte trasera del inmueble.

Unas desavenencias entre la empleadora y la cuidadora habrían motivado la detención ilegal de esta última en la vivienda. Ambas se conocieron en Uruguay, país del que son originarias, y una de ellas, una vez en España, contactó con la otra y la convenció para venir a Málaga y cuidar a su hijo como empleada doméstica, a jornada partida.

Recientemente, la cuidadora comenzó a trabajar para su conocida, que pronto comenzaría a tener conductas nada apropiadas; primero, al someterla a largas jornadas de trabajo, fuera de lo pactado, bajo presiones y amenazas, y, más tarde, al privarla de libertad y retirarle su documentación y pertenencias.