Alba; es sin duda una intuitiva desde siempre. Desde que muy niña manifestaba ya unas dotes que asombraban a todo aquel que la conoció entonces y ahora.
Apoyada en el tarot, ha hecho de éste vehículo, un instrumento que sabe manejar y conoce a la perfección.
Sus rituales donde maneja, con sabiduría, las energías y las diferentes modalidades de mancias con asombroso éxito.
Segura en sus lecturas, puede, y así lo ha hecho siempre, sin aspavientos, ayudar a los que solicitan sus consejos.
Es sabido de su proyección, no sólo en España, sino fuera de ella, en diferentes países, que avalan sus aciertos.
Sabedora del saber, ha sido y es una de las mejores interpretadoras del pasado, presente y futuro, con la que podamos contactar.

Como buen reportero decidí llegar hasta, Alba. Habían llegado a mi varias referencias sobre ella y estuve en su consulta.

Iba algo reacio a toda la puesta en escena que pensaba encontrar. Muy lejos estaba entonces. Cuando me recibió sonriente, con unos ojos a los cuales no podía dejar de mirar, transparentes, limpios y con un cierto misterio inconsciente.
Desde ese primer contacto personal pasamos a lo que en esas consultas suele hacerse. Alba manejaba las cartas con una gran soltura, lo cual denotaba la práctica que con ellas tenía. Tranquilamente, como en una película, me recordaba mi propia vida, viviendo al tiempo recuerdos que se habían desvanecido con el paso de los años.

Mi presente me lo expuso tal y como es en la actualidad. En cuanto a mi futuro guardaré lo que me dijo para mi pero si, prometo seguir sus consejos.

 


Si! Puedo asegurar que he Estado con una maestra a la que recordaré siempre.
Es fácil que en cualquier lugar encontremos a personas con estas aptitudes adivinatorias, pero difícil que reúnan en su haber la sabiduría y la capacidad de dar los consejos pertinentes desde una perspectiva profunda, sincera y capaz de abrir los caminos que se cierran, a veces, sin un motivo aparente. Desde el comienzo de su interpretación, sitúan al consultante a un conocimiento de hechos pasados hasta situarlo en su presente, para encender la luz que lo ayudará a proseguir su camino de futuro en una dirección que antes no le era posible, por si mismo, encontrar.

Hemos conocido a Alba, en su santa Santorum y, desde aquí, agradecer infinitamente que me haya recibido.

 

https://videntetarotalba.es/