Agentes especializados en la investigación en fuentes abiertas de internet y redes sociales de la Policía Local de Málaga han denunciado al propietario de un bar de copas por infringir durante la celebración de una fiesta las medidas recogidas en el Decreto-Ley 21/2020 de la Consejería de Salud y Familia de la Junta de Andalucía por el que se establece el régimen sancionador por el incumplimiento de las medidas de prevención y contención aplicables en Andalucía ante el COVID-19.

En uno de los controles de contenido de canales abiertos en redes sociales, concretamente en la red social INSTAGRAM, la ciberpatrulla de la Policía Local de Málaga localizó el pasado día 2 de noviembre contenido videográfico de cuyo estudio se desprendió la existencia de diversas infracciones al régimen sancionador del citado texto normativo, propiciando con ello una situación de riesgo de contagio y propagación del coronavirus.

La exposición se realizó en el modo historias de la cuenta, opción que ofrece la aplicación de tan sólo veinticuatro horas de duración, borrándose el material subido automáticamente pasado éste tiempo, formato usualmente utilizado para colgar imágenes de situaciones temporales comprometidas.

 

En el análisis de los vídeos, los policías locales comprobaron que fueron subidos sobre las 21:00 horas del pasado 1 de noviembre, observándose que había numerosas personas bailando tanto en la pista de baile como en el espacio destinado para mesas y sillas, practicando además baile latino, tipo de bailes que se realiza cuerpo a cuerpo. Igualmente se aprecia que la distancia entre las parejas de baile y las personas que se encuentran sentadas es mínima, así como que hay muchas personas que no llevan puesta la mascarilla.

Asimismo, tras analizar los elementos identificativos que muestran los videos captados, los policías locales lograron identificar la cuenta de extracción de las evidencias digitales, así como concretar el lugar donde se desarrollaban los hechos, tratándose de un bar con música ubicado en Málaga capital, y la identidad de la propiedad del mismo. Junto a ello, con los datos, los policías locales comprobaron en el estudio de la cuenta oficial del local que se publicitaba una fiesta denominada “prediciembre”.

Tras ser localizada, la propietaria fue citada en dependencias de la Policía Local de Málaga, donde se le entregó acta de denuncia por dos infracciones graves al Decreto Ley 21/2020 de 4 de agosto, a las que les corresponde una sanción de multa desde 3.001 hasta 60.000 euros, la primera de ellas al artículo 6.1.D por permitir la aglomeración de más de quince personas, en concreto podría haber unas 50, impidiendo con ello la adopción de las oportunas medidas sanitarias de prevención que supongan un riesgo para la salud, y la segunda, recogida en el artículo 6.1.J, por incumplir la expresa prohibición de celebrar actos que hayan sido prohibidos.

Igualmente, fue informada de que de repetirse los hechos podría incurrir en una infracción muy grave e incluso una infracción penal por desobediencia, remitiendo todo lo actuado a la Delegación Territorial de Salud y Familia en Málaga de la Conserjería de Salud y Familia de la Junta de Andalucía.