Desde 2014, año en el que el Consistorio malagueño inició una campaña de información y concienciación relacionada con el mal uso de los espacios destinados a estacionamiento de personas con movilidad reducida (PMR), la Policía Local de Málaga ha venido potenciando el seguimiento específico de estas zonas de aparcamiento reservadas, corrigiendo un total de 19.836 infracciones en los últimos siete años.

En la gran mayoría de los casos, un total de 18.455, las infracciones corregidas han sido por estacionamientos en espacios reservados PMR. Entre el resto, se ha sancionado a 358 vehículos estacionados en zona para estacionamiento de vehículos PMR sin tener visible la tarjeta que lo acredite, 267 estacionados en espacio reservado PMR sin que quede acreditado que en el vehículo se esté trasladando a una, 258 por parar en rebajes de aceras para paso de PMR obstaculizando su normal utilización, 81 por estacionar en espacio reservado PMR con una tarjeta que autoriza a una persona distinta de la transportada y 50 por parar en zonas señalizadas para el uso exclusivo PMR, entre otras.

USO FRAUDULENTO DE TARJETAS PARA MINUSVÁLIDOS
Así mismo, desde que se llevase a cabo la mencionada campaña de información y concienciación municipal tras detectarse por parte de la Policía Local malos usos de las tarjetas de aparcamiento PMR, con el objetivo de evitar y erradicar estas conductas han sido retiradas cientos de tarjetas por su uso indebido o fraudulento y remitidas al organismo competente, concretamente el Centro de Valoración y Orientación (CVO) de Málaga, dependiente de la Delegación Territorial de Educación y Deporte e Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación en Málaga, siendo también el emisor de las autorizaciones para poder acceder a dichos espacios reservados.

 

Protocolo de actuación coordinada de Policía Local de Málaga y CVO
En 2019, se volvió a dar un impulso a la labor de erradicación del uso indebido de las tarjetas PMR con la creación de un protocolo de actuación entre Policía Local de Málaga y el CVO de la ciudad en el que se recogieron los procedimientos a seguir ante infracciones motivadas por el incumplimiento de las obligaciones de las personas con movilidad reducida. Desde entonces ambos organismos mantienes reuniones con una periodicidad trimestral para valorar el trabajo realizado y actualizar las pautas de actuación en base a los incumplimientos que se vayan observando.

El uso ilegal detectado va desde duplicidades a favor de terceros, hasta falsedades documentales que incurren en lo penal, pasando por utilizaciones indebidas por personas no beneficiarias, siendo una de las infracciones que más se repiten la ocupación de estacionamientos PMR por vehículos conducidos por familiares de las personas que tienen asignadas las tarjetas, aprovechando ese hecho para utilizarlas, no para trasladar a las mismas, si no en su beneficio personal, y, con ello, en detrimento de todas aquellas que verdaderamente lo necesitan.

Otra de las irregularidades que más se repite es la de usar una tarjeta PMR de un familiar, normalmente padre o madre, ya fallecido.

En todos los casos procede la intervención de la tarjeta PMR y la correspondiente denuncia por la infracción cometida, que bien puede ser administrativa o penal en función del incumplimiento.

Son las propias personas con movilidad reducida que usan responsablemente sus tarjetas PMR, siendo la gran mayoría de ellas, las principales agraviadas cuando no se hace un uso adecuado. De hecho, tanto estas personas como las asociaciones son las primeras agradecidas de que el empeño de los policías locales se realice de la forma más rigurosa posible.

Normativa aplicable
La Ley 4/2017, de 25 de septiembre, de los derechos y la atención a las personas con discapacidad en Andalucía especifica en su artículo 56.3 que la Policía Local será la responsable de controlar el uso adecuado de la tarjeta de aparcamiento, así como que el uso indebido de la tarjeta de aparcamiento, con independencia de la sanción que sea aplicable según la normativa de tráfico será sancionado de acuerdo con lo dispuesto en la citada ley.

ACTUACIONES SINGULARES LLEVADAS A CABO POR AGENTES DE LA POLICÍA LOCAL DE MÁLAGA

No podía andar hasta conocer que su coche sería retirado con grúa
Una pequeña investigación llevó a policías locales a descubrir que una mujer estaba haciendo uso de una tarjeta PMR caducada desde 2019 cuya titular era su madre, fallecida en 2016. Tras personarse en su domicilio, la encartada continúo manifestando a los agentes que la tarjeta estaba a su nombre y que no sabía que estaba caducada. Sabedores de que no decía la verdad, los agentes la instaron a que los acompañase al vehículo para comprobar la titularidad, manifestándoles que no podía hacerlo porque le costaba mucho andar. Ante tal actitud, los agentes la informaron de que en ese caso no tendrían más remedio que proceder a la retirada del vehículo al depósito municipal al encontrarse ocupando un espacio reservado PMR, ante lo que la interesada mostró mejoría y accedió a acompañarlos, corroborando los policías locales sus indagaciones y retirándole la tarjeta tras comprobar que, efectivamente, estaba a nombre de su madre fallecida.

Pide la tarjeta PMR en el CVO falsificando la firma de su madre fallecida
Un hombre ser personó en el CVO de Málaga solicitando la renovación de la tarjeta PMR a nombre de su madre, identificándose como hijo y representante de la misma, aportando una fotocopia de la tarjeta, sin hacer entrega del original. Al proceder a tramitar la solicitud, el sistema avisó de que la titular falleció en 2017, pudiendo conocer que había falsificado la firma de su madre difunta para perpetrar el fraude.

Denuncian la pérdida de la tarjeta PMR tras ser intervenida por uso ilegal
Hay varios casos en los que infractores a los que policías locales les han retirado la tarjeta PMR por su mal uso, acudían a dependencias policiales para denunciar su robo, al objeto de presentar dicha denuncia en el CVO para solicitar un duplicado, siendo denunciados judicialmente por denuncia falsa. Desde la puesta en marcha del protocolo de actuación entre Policía Local de Málaga y el CVO esta modalidad delictiva se ha atajado, ya que el organismo es informado directamente de las retiradas, no siendo necesario que reciba el expediente para conocer la retirada de una tarjeta

Pillado tras manifestar que había trasladado a su padre al abogado
Policías locales preguntaron a un conductor cuyo vehículo se encontraba estacionado en espacio reservado PMR donde se encontraba el titular de la tarjeta, concretamente su padre, manifestando, en un principio, que se encontraba en el abogado, terminando por reconocer a preguntas de los agentes que su padre no había viajado con él y había estacionado allí para realizar una gestión personal.

Estaciona en aparcamiento PMR con la tarjeta de su mujer fallecida
En otro caso, policías locales actuaron en Alameda Capuchinos con otro vehículo estacionado en reservado PMR con la tarjeta colocada de forma visible en el salpicadero. Tras ser preguntado el conductor, los policías locales descubrieron que la titular de la tarjeta, cuya validez constaba hasta 2026, fue su mujer, que había fallecido años atrás, por lo que los policías locales le informaron de que el uso de la tarjeta de una persona fallecida por un tercero podría constituir un ilícito penal.

Sin seguro ni ITV y con la tarjeta de su madre fallecida
Policías locales interceptaron un vehículo que circulaba careciendo de seguro obligatorio y sin haber pasado la ITV, comprobando además los agentes que llevaba expuesta una tarjeta PMR en el salpicadero caducada desde el año 2019, terminado por reconocer la conductora que pertenecía a su madre recientemente fallecida, por lo que procedieron a la retirada la misma.

Utilizaba la tarjeta ilegalmente desde que falleciera su suegra en 2013
Policías locales localizaron un turismo estacionado con una tarjeta colocada en el salpicadero caducada dese el año 2018, siendo el vehículo retirado al depósito municipal. Una vez personado, el propietario manifestó en primera instancia a los agentes que se trataba de su suegra y que esta se encontraba enferma, hasta terminar reconociendo que había fallecido hacía un año y medio, si bien las pesquisas llevaron a los agentes a conocer que realmente falleció en 2013.

Tarjeta caducada desde 2015
El mismo 21 de octubre, policías locales actuaron con otro vehículo que circulaba con la tarjeta colocada de forma visible en el salpicadero, estando caducada desde el año 2015. Tanto en este como en los casos anteriores, las tarjetas intervenidas, junto con los informes correspondientes, fueron remitidas a los organismos competentes para su oportuna gestión.