Un agente de la Policía Nacional destinado en Vélez-Málaga ha sufrido una fractura de cúbito después de que un supuesto infractor del toque de queda, que habría intentado huir para evitar una sanción, le pillara el brazo -durante cinco minutos- con la puerta de un portal. El sospechoso resultó detenido por su presunta responsabilidad en un delito de atentado a agente de la autoridad y fue propuesto, además, para sanción por incumplir  las restricciones imperantes de la movilidad nocturna por la COVID-19.

El supuesto responsable, de 31 años y nacionalidad española, que carece de antecedentes, echó a correr de madrugada ante la presencia de agentes uniformados, que le siguieron hasta un portal de un edificio situado en Torre del Mar; en este contexto, un funcionario quedó semi atrapado, al intentar acceder al lugar, entre la puerta de acceso y el marco, al mismo tiempo que el sospechoso empujaba con fuerza -del otro lado de la puerta- con sus extremidades inferiores haciendo palanca  con apoyo de la pared.

Los hechos ocurrieron el pasado día 17 de enero, sobre las 01:10 horas, en la avenida Toré-Toré, en Torre del Mar. Una dotación de la Policía Nacional prestaba servicio en la zona cuando, de repente, un viandante echó a correr ante la presencia de los agentes uniformados que, inmediatamente, le dieron el alto, aunque sin el resultado esperado.

Los policías siguieron a la carrera al ciudadano, al fin de identificarle y hacer las comprobaciones oportunas, accediendo el hombre a un portal y tras él, uno de los agentes, quedando un brazo y una pierna de éste atrapados  entre la puerta y el marco, debido a la presión que comenzó a ejercer el sospechoso desde dentro del edificio.

Durante cinco minutos, como recoge el atestado, el funcionario permaneció atrapado en esa situación. El compañero del policía aprisionado convenció verbalmente al sospechoso para que depusiera su actitud.

Finalmente, los agentes detuvieron a esta persona por un presunto delito de atentado a agente de la autoridad. Por su parte, el policía que permaneció atrapado, recibió atención médica en un centro hospitalario, resultando tener una fractura de la estiloides cubital, que le mantiene de baja médica.